El estilo de Holly Golightly

“I should be a stylish Holly Golightly. Even if that’s all I can contribute” Audrey Hepburn

(Seré una Holly Golightly con estilo. Aunque eso sea con lo único que pueda contribuir)

Audrey Hepburn es una de mis actrices favoritas de todos los tiempos. Puedo pasearme por su filmografía una y otra vez sin aburrirme y siempre descubro nuevos detalles y sensaciones en su actuación.  Una de las cosas que disfruto en casi todas sus películas es el vestuario y la conexión que ella tiene con él

Sus piezas no solo complementaban a la perfección al personaje sino que ayudaban a contar la historia de la película.  En Breakfast at Tiffany’s podemos ir atuendo por atuendo y ver cómo nos van diciendo secretos y sutilezas de la personalidad y la situación de Holly Golightly.

Gran parte de este éxito fue por que siempre le aportaba a sus looks en pantalla algo de su impecable estilo personal pero también fue gracias a la estrecha relación que tenía con su diseñador favorito Hubert de Givenchy.   Ella era su musa número uno y la amistad y conexión que los unía era muy fuerte y especial.

Hepburn y Givenchy eran almas gemelas que se inspiraban mutuamente (La hermosa historia de estos dos merece un post aparte en el blog)

iu-1

Para Breakfast at Tiffany’s la actriz y el diseñador colaboraron juntos en la creación de todos los vestidos y abrigos que usaría Holly.

Edith Head, una grande de la moda en el cine y la mujer que mantiene el récord de mayor cantidad de premios de la Academia (Ganó 8 como mejor diseñadora de vestuario) fue la encargada de crear el resto de los atuendos y de estilizar todas las piezas y convertirlas en looks legendarios e inolvidables.

La primera escena nos muestra a Audrey en un vestido de gala en el amanecer de NY, bajando de un taxi y tomando un sencillo desayuno parada frente a la joyería Tiffany’s.  Evidentemente viene de haber amanecido en una fiesta o es el “Walk of Shame” más elegante de toda la historia.  Sea cual sea la opción, empezamos a comprender al personaje sin que diga nada.  Vemos a una mujer que no se avergüenza ni da explicaciones por su comportamiento fuera de lo usual, que camina con seguridad y sin apuros, disfrutando de su entorno, metida en su propio mundo y que no le importa mucho lo que piensen los demás.

La pieza en sí y la forma en que la lleva dicen mucho.  Es de satín negro, sin adornos, con un original escote en la espalda.  Es estilizado y de una elegante sensualidad. Lleva un llamativo collar de perlas de varias vueltas, guantes largos, una pequeña tiara y lentes oscuros.  Esta no es la  “chica conservadora” y sumisa a la que estamos acostumbrados a ver en comedias románticas de la época,  luciendo colores alegres y amplias faldas de crinolina.  Tampoco es la sexy vampiresa en ajustados vestidos de colores brillantes y curvas pronunciadas. (recordemos que esta película es de 1961) Querían crear un estilo único,  sin elecciones obvias, alejado de los estereotipos de la época.

03-danish-breakfast-at-tiffanys

enderecos-bonequinha-de-luxo_1
Adoro las tomas iniciales de la película.  Su director Blake Edwards logró capturar bellamente la ciudad y la hizo un personaje más, original y un poco excéntrico, que combinaba a la perfección con Holly.   Ella escapa de su pueblo y decide reinventarse porque no encaje con lo establecido y qué mejor lugar para hacerlo que NY
00cd9c408b13f23414fbd464e75afd8a---style-the-staff
El diseño original de este vestido Givenchy llevaba una abertura que mostraba mucha pierna y decidieron que Edith Head rediseñara la parte de abajo.

Este vestido es considerado una de las piezas de ropa más icónicas de la historia de la moda del siglo XX.

En la escena en que conoce al personaje de Paul la vemos luciendo elegantemente una camisa de hombre. (De Holly también podemos copiar la tendencia del boyfriend shirt, o la camisa oversized blanca)

A diferencia del libro, Hollywood manejó con mucha delicadeza y no directamente el hecho que Holly Golightly era una mujer que salía con hombres acaudalados  que le daban dinero y le compraban regalos por su compañía.   La elección de Edith Head de ponerla en la fina camisa de un hombre misterioso parece una forma subliminal de decir que ella era una mujer liberal, que tenía relaciones íntimas con hombres sin estar casada.

Era una elegante forma de implicarlo sin decirlo directamente.  Recordemos una vez más que eran los inicios de los 60 y habían temas que no podían desarrollar abiertamente sin crear escándalo y ser censurados.  Además el público estaba acostumbrado a ver a Marilyn Monroe siendo una seductora, a Audrey Hepburn no.

La decisión de Head de combinar una simple camisa con esa máscara de dormir turquesa con pestañas doradas y los tapones de oreja con borlas lila fue genial, un elemento más de la personalidad divertida, excéntrica e inusual de Holly

Audrey-Hepburns-style-in-Breakfast-at-Tiffanys-3-e1377583035173

Breakfast-at-Tiffanys-3

Hablemos de esta toma y lo que dice el apartamento de su personaje.  Ella es una chica que teme verse atrapada en un sólo lugar y ama con obsesión su libertad.  Por eso vive en un apartamento sin muebles y con cajas sin desempacar.  En cualquier momento puede empacar sus pocas posesiones y desaparecer.  Uno de los pocos elementos llamativos es una bañera vieja, cortada a la mitad y convertida en sofá.  Es algo que está roto pero se convierte en otra cosa, única y especial, con coloridos accesorios. (Quizás otra referencia a la personalidad de su dueña)  También empezamos a ver que su estilo de sencilla elegancia al vestir se transmite a su apartamento.  Es una mujer sola que no tiene un trabajo formal ni una entrada de dinero estable y es normal que viva con un presupuesto apretado, pero sin dejar de ser chic.

Cuidando este detalle vistieron al personaje repitiendo las mismas piezas de ropa pero con diferentes accesorios.  Es lógico que una chica como ella no tuviera mucho dinero para comprar ropa.  Los vestidos clásicos y negros eran la opción perfecta y su buen gusto innato le permitía repetirlos varias veces cambiándoles el look con diferentes acentos.

Por ejemplo este otro vestido negro, también diseñado especialmente por Givenchy en seda, de cuello redondo y ruedo de flecos fue utilizado varias veces pero Edith Head lo estilizó de forma distintas.

Con guantes y un gran sombrero de ala ancha para visitar a su amigo en Sing Sing

Audrey-Hepburns-style-in-Breakfast-at-Tiffanys-6-e1377583116277

En otra ocasión lo llevó con un broche y un pequeño sombrero con plumas

on-screen-little-black-dress-ss02

Para la fiesta en su apartamento lo combinó con un llamativo collar y aretes a juego

2011_CSK_06214_0023_000(edith_head_and_audrey_hepburn_breakfast_at_tiffanys_1961)
Bocetos de styling de Edith Head

En la fiesta, antes de cambiarse a su clásico vestido coctel negro recibió a sus primeros invitados envuelta en una sábana.  No sólo nos demuestran que Audrey Hepburn puede lucir fabulosa con lo que sea  sino que su personaje es espontáneo y que le gusta impresionar y causar un shock en las personas

En la escena en la que Holly canta en su ventana, Edith Head la viste casual, en jeans y flats, con un sweater y un turbante.  Aquí el personaje muestra una faceta más íntima, más vulnerable, un lado que no le muestra a todo el mundo y el cambio en el estilo de ropa que lleva ayuda a contar esta parte de la historia.

Audrey-Hepburns-costumes-in-Breakfast-at-TiffanysAudrey-Hepburns-style-in-Breakfast-at-Tiffanys-13

Este abrigo en lana naranja no es sólo la esencia sesentera en su máxima expresión sino que es un clásico Givenchy y también un clásico del estilo de Audrey Hepburn (dentro y fuera de la pantalla) Este outfit, y todos los otros del film fueron muy copiados luego del estreno.  Todas querían imitarla y lucir como ella.

behind-scenes-breakfast-at-tiffanys-9348261-2400-2399
Si nos fijamos en esta toma, todos los colores son neutros, sólo Holly resalta con su abrigo en vibrante tono naranja.

En su cita con el millonario brasileño luce un vestido coctel en seda fucsia trabajado completamente en rhinestones, con un lazo en la cintura y un abrigo de mangas tres cuartos, todo en el mismo tono.  Además lleva una pequeña tiara, guantes y sobre blanco.  Personalmente adoro esta otra inyección de color a su guardarropa. Este vestido refleja un lujo más obvio, colores vivos.  En este momento ella tiene una relación con un millonario latinoamericano y pretende conquistarlo y casarse con él.  Su elección de vestuario tiene mucho que ver con el estilo de vida que lleva en ese momento.

Audrey-Hepburns-style-in-Breakfast-at-Tiffanys-22-copy

audrey-hepburn-32

En esta escena le cuenta a Paul que va a casarse con el brasileño.  La vemos una vez más mostrando su estilo más casual, personificando la esencia relax chic.  Lleva un sweater de cuello alto, pantalones de corte recto y flats.  Usa un peinado más suelto.  En este momento está tratando de conformarse con una vida tranquila, como ama de casa.  Sin preocupaciones de dinero, e imaginándose como la esposa de un millonario y preguntándose si lo que siempre quiso es lo que quiere ahora.

También nos muestra con este outfit que con Paul se siente cómoda, siente que puede confiar en él y relajarse,

Audrey-Hepburns-style-in-Breakfast-at-Tiffanys-23-e1377583818786

httpartofavantgarde.blogspot.com2011_07_01_archive.html

Breakfast at Tiffany’s consolidó a Audrey Hepburn como un ícono del estilo y convirtió muchas de las piezas de su vestuario en clásicos de la moda, que son igual o más famosos que la película en sí.

Cuéntame cuál es tu look favorito de Breakfast at Tiffany’s

Enjoy Fashion

XOXO

Greta

 

 

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. garbochic dice:

    Me encantooo el post, aprendí y observé con mucha más atención los detalles del vestuario. Graciass!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.