«Quien de amarillo se viste, de su belleza confía”

No sé de donde viene la famosa frase del título de este post y tampoco sé que tan cierta sea, pero lo que sí les puedo decir es que por mucho tiempo yo no me atrevía a vestirme de amarillo porque era un color que «no me iba», porque sentía que me hacía lucir pálida…