Un domingo de museo en el MAC

El domingo pasado decidí darme una vuelta por uno de mis museos favoritos de la ciudad. El Museo de Arte Contemporáneo.

Siempre tienen muestras y actividades interesantes por lo que es un plan muy bueno de fin de semana y una opción para dates contigo misma pues no tienes que hablar con nadie para disfrutar de las piezas de arte y pasarla bien.

Aproveché la salida para armar un look alegre, lleno de color.

Cuando llegué al museo tuve la suerte de que tenían 3 exhibiciones.

La primera llamada Vasos Comunicantes es una muestra de fotografía y video. Me encantó una instalación que tenían con televisores viejos donde mostraban fotos antiguas con fotos digitales más modernas y las presentaban unas encima de la otra, lo que crea un efecto casi hipnótico y nos invita a reflexionar cómo ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con nuestras fotos y recuerdos.

Luego tienen Mi Nombre es Legión, una interesante presentación del crecimiento desordenando y peculiar de la ciudad de Panamá y cómo esto ha sido una influencia en nuestro arte y cultura.

«La ciudad de Panamá es un sitio rarísimo. Aún para quienes vivimos
acá, el tejido de la ciudad —sus barrios, calles y edificios— es fuente inagotable de
sorpresas e interrogantes, pero solo en esos raros momentos en que nos
tomamos el tiempo de prestarle atención.»

Esta pieza me llamó mucho la atención pues retrata de una forma cruda y particular muchos espacios de nuestra ciudad, con capas de materiales apilados sin orden, vestigios del pasado, óxido, caos, desorden, abandono…

Escrito en lo que parece ser tiza en la parte superior dice…»architettura impossibile di un paesaggio»

Emilio Torres
Arquitectura imposible de un paisaje 1996
Técnica mixta: Pintura, poliuretano, hierro, madera y plástico, sobre cartón comprimido.
La ciudad de Panamá, en pocas palabras: una acumulación de capas diferentes donde el concreto y el óxido conviven con todo eso que brilla y no es oro.

Otra cosa que me gustó mucho de esta muestra es la gran variedad de piezas de artistas locales representando nuestra historia, nuestra cultura, nuestros barrios y todo eso que forma la Ciudad de Panamá. Es fascinante ver el contraste y punto de vista de tantos artistas en un solo lugar.

En el segundo piso tienen la muestra Gracias a Dios no fue Peor de Brooke Alfaro.

Yo nunca había visto el trabajo de este artista pero después de esta visita se convirtió en uno de mis favoritos.

Quedé literal con la boca abierta (Por suerte cargaba mascarilla)

Cuando vi las primeras piezas fue tipo, dooonde había estado este artista toda mi vida y porqué no lo conocía????

Los elementos de los cuadros parecen que quieren saltar fuera de los marcos, por el dinamismo y energía increíble de sus pinceladas.

Algunos me recordaron a las obras de El Bosco y cuando leí un poco más vi que este pintor y Van Eyk están entre los favoritos de Alfaro.

Al final me di una vuelta por el cafecito y tienda de regalos del museo y, aunque no me quedé mucho tiempo, compré unos recuerdos de la muestra de Brooke Alfaro y me prometí regresar con un buen libro para leer ahí, mientras me tomo un café pues es un espacio lindo y acogedor.

Me encanta descubrir nuevos spots para perderme entre las páginas de un buen libro.

Después me fui a almorzar y, con copa de vino en mano, seguí leyendo sobre este pintor y enamorándome aún más de su obra con el libro de la exhibición.

Te invito a darte una vuelta por el MAC, es un espacio increíble donde siempre están pasando cosas interesantes. Tienen un horario excelente para disfrutarlo en trips de domingo. Síguelos en IG como @mac_panama

Have fun with Fashion…And art.

XOXO
Greta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.